Instagram

domingo, 23 de febrero de 2014

Siempre.

Su fantasma me persigue. Ese niño que podría haber sido. Yo no estaba preparada. Él no tuvo la culpa, fué injusto que las consecuencias de mis actos cayeran sobre él.
Pero tenía quince años.
Cuando se lo conté a mis padres, fué mi madre la que inmediatamente llamó al hospital para que abortara. No le estoy echando la culpa, aunque ella tuvo mucha influencia, fuí yo la que acabó tomando la decisión. 
El padre nunca supo de mi embarazo, es mejor así. Ni siquiera estábamos enamorados. Sólo fue deseo. En veinte minutos mi vida cambió, sin poder dar marcha atrás... Una vida empezó a crecer en mi interior. Una pequeña criatura, con su corazoncito, sus manitas, esos bracitos... Pasaron dos meses hasta que me hice la prueba. Me quede en estado de shock. Volví a hacerme la pruebe aproximadamente veinte veces. Todas ellas dieron positivo.
El cuatro de junio de 1996 fuí al hospital y, yo, acabé con su vida.
Lloré todas las noches hasta alcanzar la madurez. Aún sigo llorando. No hay día en el que no piense en él.
Ahora tengo treinta y tres años y dos niños preciosos.
No cambiaría nada de mi vida, pero siempre me preguntaré lo que pudo haber sido. Si tendría mis ojos, su nariz, si llegaría a se un rebelde o si sería estudioso... Nunca lo sabré. 
Enterré su cuerpecito en mi jardín y ahí planté un pequeño abeto. Veo como crece, como él podría haberlo hecho. Me gusta creer que es su alma la que le dá fuerzas al abeto en los días fríos del invierno, en los calurosos día del verano, pero sobretodo me gusta creer que me ha perdonado. 
Lo siento, hijo. Te quiero.
Siempre. 

5 comentarios:

  1. Dios mio Marta, en serio, se me han saltado las lagrimas, es muy profundo, pero yo tomaría la misma decisión q esa madre, aunque la entrada está genial y muy bien redactada
    I ♡ you

    ResponderEliminar
  2. Ay que bonito. De verdad, ahora la madre esta arrepentida y lloro:( Hay decisiones que marcan una vida. De verdad esta genial, me encanta.

    ResponderEliminar
  3. Increíble. Has plasmado la realidad. La gente después de hacer eso siempre de arrepiente, crea un trauma en la madre que le persigue de por vida . Muy bueno enserio.

    ResponderEliminar
  4. Me encanta Marta es preciosísimo es lo más bonito que has escrito,nunca dejes de escribir

    ResponderEliminar